LA NUEVA LEGISLATURA DEBE REFORZAR LA CALIDAD DEL EMPLEO

0
129

El paro de septiembre muestra la especial incidencia de la reforma laboral en el impulso del empleo indefinido

Los datos de paro correspondientes al mes de septiembre, publicados hoy por el Servicio Público de Empleo (SEPE), muestran una evolución del desempleo y la afiliación marcada por la estacionalidad propia del fin del periodo estival, situando un aumento del paro y un incremento moderado de la afiliación.

De esta forma, aunque en esta ocasión el paro registrado crece en 19.768 personas debido a la finalización de la temporada alta de la campaña de verano, también aumenta en 18.296 las personas afiliadas a la Seguridad Social, con motivo del inicio del año académico y la reapertura de muchas empresas que cierran en vacaciones. Estas tendencias son ligeramente más suaves a las registradas en el mismo mes de años anteriores, por lo que todo apunta a una moderación de la alta estacionalidad característica de nuestro mercado laboral. De hecho, quitando el componente estacional, el desempleo baja en 3.736 personas y la afiliación crece en 12.921.

En conjunto, el paro registrado se ha situado este mes en 2.722.468 personas, 219.451 menos que el mismo mes del año anterior, tratándose del dato más bajo para un mes de septiembre desde 2008. Por su parte, la afiliación se ha situado en un total de 20.724.796 personas, el máximo para un mes de septiembre en la serie histórica, y 544.509 más que el mismo mes del año anterior, lo que supone un ritmo de crecimiento anual del empleo del 2,7%, reflejando el dinamismo que continúa manteniendo el mercado laboral a pesar del difícil contexto económico y político.

Además, lo más importante, esta fortaleza en la creación de empleo se continúa asentando sobre el empleo de calidad: de los 1.392.205 contratos registrados este mes, 623.439 son indefinidos, suponiendo el 44,8% de la contratación; una cifra que antes de la reforma laboral apenas alcanzaba el 10% de los contratos. Entre estos, además, predomina la modalidad a tiempo completo, que alcanza el 40% del total de indefinidos. Por su parte, la tasa de temporalidad de la afiliación continúa manteniéndose en niveles muy bajos, concretamente del 14% este mes, la mitad de la existente antes de la reforma (30%); dando cuenta de que efectivamente está consiguiendo poner fin a la excesiva temporalidad que ha caracterizado tradicionalmente a nuestro mercado laboral.

Es hora de acabar con los problemas del mercado de trabajo

Para UGT, una vez atajado el problema de la elevada temporalidad en el sector privado, es hora de pasar a resolver otras deficiencias estructurales que aún continúan enquistadas, impidiendo un funcionamiento eficiente del mercado de trabajo que se traduzca en una mejor calidad de vida de las personas trabajadoras. Una de ellas es la precariedad laboral que aún continúan sufriendo miles de personas en sus puestos de trabajo, con un 11,6% de personas ocupadas en riesgo de pobreza. Algo que, para el sindicato, es totalmente injustificable para una economía que pretenda avanzar hacia un modelo de crecimiento inclusivo y socialmente justo a través del empleo de calidad.

La otra es el desempleo de larga duración, que continúa manteniéndose en niveles muy elevados, y cuyas causas se encuentran en las deficiencias de las políticas activas de empleo. Un asunto que, para UGT; no se soluciona con la Ley de Empleo aprobada en la anterior legislatura, en tanto que, entre otros defectos, no les provee de las herramientas necesarias para detectar las necesidades de las personas desempleadas, ofreciéndoles un catálogo de ofertas formativas y laborales que directamente no se adecuan a sus propias trayectorias profesionales. En consecuencia, el 40,4% de las personas en desempleo lo son de larga duración, es decir, llevan más de un año buscando empleo.

Por ello, UGT reclama que estas cuestiones se pongan en el centro del debate político y adquieran la importancia que se merecen en la próxima legislatura, en tanto que toda reforma del marco normativo laboral debe traducirse en una mejora efectiva de la calidad de vida de todas las personas trabajadoras y, por tanto, del conjunto de hogares.

Datos principales

  • El paro registrado ha aumentado en 19.768 personas, situándose en un total de 2.722.468 la cifra más baja en un mes de septiembre desde 2008. Por su parte, en términos anuales, el paro ha descendido en 219.451 personas (-7,5%).
  • Las mujeres registradas como desempleadas ascienden en 11.422 respecto a agosto, mientras que los hombres lo hacen en 8.346. Con respecto al mismo mes del año anterior, el desempleo femenino se reduce en 118.023 mujeres (-6,7%) y el masculino en 101.428 hombres (-8,6%). Con estas cifras, las mujeres representan el 60,3% de las personas en desempleo.
  • El desempleo entre los menores de 25 años asciende notablemente, concretamente en 17.043 jóvenes (9,1%) este mes, y se sitúa en un total de 205.000. En términos interanuales, sin embargo, el desempleo juvenil ha descendido un 2,5% (5.273 jóvenes desempleados menos).
  • En lo que se refiere a los trabajadores extranjeros, el número de parados registrados aumenta en septiembre en 6.049 personas; situándose en un total de 342.208 personas extranjeras desempleadas. En términos anuales, se observa un descenso del 6,4%, lo que implica 23.536 trabajadores extranjeros desempleados menos.
  • Con respecto al mes anterior, se registra un descenso del paro en la agricultura, con 2.100 personas paradas menos (-2,1%), la industria, con 184 personas menos (-0,1) y la construcción, con 3.718 menos (1,7%); pero un aumento en los servicios, con 18.820 personas más (1%). Con respecto al colectivo sin empleo anterior, el paro también aumenta en 6.950 personas (2,9%).
  • El número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social aumentó en el mes en 18.296 personas, siendo el total de 20.724.796 personas afiliadas, la mayor cifra de la serie histórica para un mes de septiembre. Por su parte, hay 555.509 personas afiliadas más que el año pasado, registrando un crecimiento interanual del 2,7%.
  • La variación desestacionalizada muestra un incremento de 12.921 afiliados y se sitúa en 20.735.911 personas. Asimismo, en lo que va de año, se han creado 495.017 empleos, superando en el periodo enero-septiembre toda la creación de empleo del año 2022. Por su parte, la tasa de temporalidad de las personas afiliadas a la Seguridad Social se estabiliza en el 14%, mientras que antes de la reforma laboral la media era del 30%. En el caso de los menores de 30 años, la caída de la tasa es aún mayor, pasando del 53% al 22% en el mismo periodo, esto es, 31 puntos porcentuales menos a la que había antes de la reforma.
  • Por su parte, el volumen total de contratos aumenta con respecto al mes anterior en 303.374 contratos (27,9%) y en términos anuales disminuye en 288.587 (-16,2%). Sin embargo, el menor número de contratos realizados supone un aspecto positivo, derivado de que el mercado laboral comienza a mostrar signos de estabilización, y lo hace además aumentando el peso de los indefinidos sobre el total de contratos en niveles elevados (44,8%).
  • La modalidad de contratación a tiempo completo se sitúa en el 55% del total de contratos. Por su parte, la modalidad más estable de contratación, los indefinidos a tiempo completo, suponen el 17,9% del conjunto de contratos y, la más precaria, los temporales a tiempo parcial, el 18,1%.
  • Por último, el número de beneficiarios de prestaciones se situó en agosto en 1.816.798 personas, ligeramente por encima de los existentes el mismo mes del año anterior (1.796.339). Con este nivel de protección, la tasa de cobertura en el mes fue del 71,5% (6,6 puntos mayor a la del año anterior), el mejor dato para un mes de agosto desde 2010 (79,1%), cuando se alcanzó el máximo histórico para este mes en circunstancias ordinarias.