LA PRIORIDAD EN 2021 DEBE SUBIR EL SMI Y RECUPERAR EL EMPLEO

0
224

El consultorio semanal de UGT aborda los retos en materia social y laboral para el nuevo año

La Unión General de Trabajadores retoma este nuevo año su consultorio semanal monográfico que, en esta ocasión, ha estado dedicado a los retos que el país y el sindicato deben afrontar este 2021 abordando cuestiones tan importantes para el futuro laboral y social como las pensiones, el Salario Mínimo Interprofesional, el Paro, los Ertes o la negociación de un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.

2021 se presentaba como un año en el que habría muchos cambios y avances tanto económicos como sociales que, por desgracia, el coronavirus frenó o ralentizó, de modo que el nuevo año viene cargado de tareas pendientes que deben ser resueltas con urgencia.

Como viene siendo habitual, el consultorio ha sido atendido por un equipo de técnicos del sindicato, en este caso, por Alberto del Pozo, Coordinador del Área Económica del Servicios de Estudios Confederal de UGT, que ha analizado la situación del SMI y de la negociación del nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva; Ana Viñas, Técnica del Servicios de Estudios de UGT, que ha analizado la situación de los Ertes y el desempleo; y Antonio González, Coordinador de la Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, que ha abordado la situación de las pensiones , y se ha emitido en la web www.ugt.es a partir de las 12.00 horas.

También se han atendido en este espacio las consultas recibidas en el número de WhatsApp (682403638) habilitado con el fin de aclarar las dudas de la ciudadanía.

Situación del SMI y el AENC

El Coordinador del Área Económica del Servicios de Estudios Confederal de UGT, Alberto del Pozo, ha señalado que, “según el Gobierno, la congelación del SMI se trata de una prórroga para seguir negociando hasta alcanzar un acuerdo en el seno del Dialogo Social pero la patronal ya ha dicho que no está dispuesta a aceptar ninguna subida, de manera que este acuerdo no es posible y corresponde al Gobierno tomar la decisión”.

Del Pozo ha recordado que los aumentos del SMI han tenido siempre efectos positivos, por eso, se debe y se puede subir ya que que favorecerá el aumento del consumo privado, es uno de los instrumentos fundamentales para relanzar la actividad económica y el empleo y, además, sería injusto que no subiera cuando sí lo han hecho otras rentas básicas como las pensiones mínimas”.

“El Gobierno se ha comprometido a llevar esta renta a un equivalente al 60% del salario medio del país a final de legislatura, como pedimos los sindicatos y se recomienda la Carta Social Europea, y parar ahora supondría un paso atrás en este camino. El SMI español se encuentra lejos del de los países más avanzados de la UE y si se congela este año, se aumentará esta brecha. No podemos ser la anomalía en Europa” ha añadido.

Alberto del Pozo ha destacado que uno de los acuerdos alcanzados en el IV AENC, fue que las empresas se comprometieron a llevar los salarios mínimos de convenio al menos a 14.000 al año, es decir, 1000 euros mensuales con 14 pagas, por eso cabía esperar que la patronal no tuviera problemas este año en elevar el SMI, sin embargo, esto no ha sido así, y además vemos como algunos convenios no se cumple ese compromiso e incluso se ponen trabas para aplicar el SMI”.

Paro y Ertes: el empleo para 2021

Ana Viñas, Técnica del Servicios de Estudios de UGT, ha destacado que “uno de los objetivos principales este 2021 va a ser mantener el empleo y los salarios, evitar la destrucción de empleo y reducir el paro, y para ello ha puesto en valor la potencialidad de los erte”.

“Los erte ha sido el instrumento principal para sostener el empleo durante la pandemia en toda Europa y, a diferencia de lo que había sucedido en la crisis anterior, en esta se ha conseguido que la pérdida de empleo no se corresponda con la pérdida de horas de trabajo, por eso, en la medida en la que se puedan mantener en el tiempo, hasta que finalice la pandemia, tendrá efectos positivos en el mercado de trabajo” ha explicado.

“Además de los erte, debemos enfrentar otras políticas fundamentales como la Transformación Digital, la Economía verde, la Formación o la I+D+i que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y los fondos que van a llegar de Europa pueden ayudar a conseguir, pero también es prioritario llevar a cabo otras actuaciones como la derogación de las reformas laborales para evitar y revertir una mayor precarización del empleo, aumentar la estabilidad en el empleo y no perder la senda de la mejora de los salarios” ha finalizado.

El futuro de las pensiones

El Coordinador de la Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Antonio González, ha resaltado que 2021 “debe ser el año en el que se derogue la reforma de las pensiones efectuada por el PP en 2013 y el factor de sostenibilidad, unos cambios que no eran necesarios y que fueron rechazados por la inmensa mayoría de la población. Y esta idea se ha trasladado al consenso de las fuerzas políticas en el seno del Pacto de Toledo por lo que el gobierno ya está trabajando en ambas cosas”.

En cuanto a la posibilidad de que aumente el cómputo de la vida laboral a 35 años, Antonio González ha destacado que “es una medida que, tomada de forma aislada, tiene un efecto globalmente negativo y de recorte de las pensiones que, puede beneficiar a unos pocos, pero perjudica a la mayoría de la población. Además, esta medida aumentaría la brecha de género”.

“El problema no es de gastos sino de ingresos y para aumentarlos es necesario tomar una serie de medidas como que los PGE asuman los gastos que ahora asume la Seguridad Social cuando no le corresponde, que todo el mundo cotice por sus ingresos reales y, en el caso de las empresas, que paguen las cotizaciones sociales por los salarios más altos, que se desarrollen políticas para alcanzar un empleo de calidad o que, en el caso de ser necesario, los PGE pusieran más dinero para pensiones igual que se está haciendo ahora con la pandemia, en la sanidad” ha afirmado.