NO HABRÁ RECUPERACIÓN ECONÓMICA SI LOS SALARIOS PIERDEN PODER DE COMPRA

0
84

La patronal debe sentarse a negociar porque la negociación colectiva es la única vía para evitar una catástrofe económica

Los datos del primer trimestre de 2022 de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL), muestran una tendencia creciente de los costes laborales y salariales totales por trabajador y mes, siendo el quinto trimestre consecutivo con tasas anuales positivas, tras las caídas registradas en 2020. Sin embargo, el coste laboral por hora efectiva trabajada permanece inalterado si se compara con el mismo período del año anterior, lo que indica que las empresas no ven reducidos sus márgenes por esta cuestión.

Esta tendencia refleja la vuelta a la normalidad productiva tras el hundimiento de la producción derivada de la pandemia y la recuperación parcial de las pérdidas salariales sufridas, pero recuerda que la recuperación necesita mejores salarios, que refuercen la demanda y sean coherentes con un modelo productivo que ponga el acento en una mayor productividad y competitividad en factores diferentes de los costes laborales.

El sindicato advierte de que los costes salariales no han aumentado en igual proporción que el nivel general de precios, que para ese mismo período fue del 7,8% de media. Por este motivo, y dadas las previsiones para este año considera imprescindible que se produzcan mayores subidas salariales, para evitar la notable pérdida de capacidad adquisitiva que ya se está produciendo. Además, UGT señala que hay que tener en cuenta que la invasión de Ucrania se produjo cuando ya había transcurrido más de la mitad del primer trimestre, y los efectos económicos no se ven reflejados completamente en los datos conocidos hoy.

Para que la protección sea mayor frente a la incertidumbre instalada respecto a la marcha de la economía, y principalmente la evolución que va a tener la inflación este año, es fundamental que se introduzcan cláusulas de garantía salarial en la negociación colectiva.

Subir salarios y establecer cláusulas de garantía salarial

En definitiva, es imprescindible que se proteja a los trabajadores y trabajadoras en materia salarial, de manera consecuente con la mejora de la estabilidad en el empleo que ya se está viendo por la aplicación de la reforma laboral pactada que ha entrado en vigor este año. No habrá recuperación económica si los salarios pierden poder de compra, y menos aún en un contexto de subida de tipos de interés como el que está ya induciendo el Banco Central Europeo, que aumentará los costes hipotecarios de los hogares.

No se puede consentir que sean los bolsillos de las personas trabajadoras los que soporten esta escalada de precios, mientras las empresas obtienen rentabilidades muy elevadas. Por ello, UGT quiere que la patronal se siente a negociar para alcanzar una solución global a la firma de los convenios colectivos, donde se hagan esfuerzos en materia salarial pero también respecto a los márgenes de beneficios. La negociación colectiva es la única vía para evitar una catástrofe económica.

Datos

El INE ha publicado los datos de la ETCL correspondiente al primer trimestre de 2022. Aunque se aprecia una evolución positiva en materia salarial, sigue siendo inferior a los incrementos del nivel general de precios que se experimentaron durante el primer trimestre del año.
Según apunta el INE, el coste laboral total por trabajador y mes se ha incrementado un 4,7% anual y se sitúa en 2.729,0 euros. En lo que respecta al coste salarial, el aumento se cifra en un 5,2%. Por su parte, en el resto de los costes laborales se observa un incremento del 3,5%.

Respecto a las causas de estos aumentos, el INE señala como principales razones el aumento de las horas efectivamente trabajadas durante el trimestre debido tanto a la existencia en este periodo de menos festivos como a la reducción de las horas no trabajadas por causas técnicas, económicas, organizativas y/o de fuerza mayor (ERTE).

En lo que respecta a los incrementos por actividad, destaca el notable aumento anual del coste laboral del sector de la Hostelería (59,3%), como resultado de la reapertura del sector que se ha producido desde el primer trimestre de 2021. Este sector, por ejemplo, había experimentado unas caídas del coste salarial por trabajador y mes entre el primer trimestre de 2020 y de 2021 en más de un 30%, lo que genera un rebote a medida que han aumentado las horas trabajadas en el sector y que se han reincorporado personas trabajadoras.