DEROGAR LA REFORMA LABORAL ES ESENCIAL PARA REDUCIR LA SINIESTRALIDAD LABORAL

0
42

Aumenta un 15% la incidencia de los accidentes de trabajo de enero a abril

  • La crisis sanitaria y la precariedad incrementan un 60,4% los accidentes laborales en actividades sanitarias y de servicios sociales.
  • UGT exige la implicación del Gobierno al que reclama la derogación urgente de las reformas laborales y la apertura de una mesa de diálogo social en materia de siniestralidad laboral.
  • El sindicato reivindica un Plan de choque que incida en la reducción de la incidencia de los riesgos psicosociales ya que infartos y derrames cerebrales son la primera causa de muerte durante la jornada de trabajo.
  • La primera causa de muerte durante la jornada de trabajo son los infartos y derrames cerebrales, patologías asociadas los riesgos laborales.

Los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, correspondientes a los cuatro primeros meses de 2021 muestran que se han producido 353.146 accidentes de trabajo, de los que 176.624 han causado la baja laboral del trabajador (aumentando este dato en un 16,9%) y 176.522 no han producido incapacidad temporal (experimentando un aumento del 8,5%). 211 accidentes acabaron con el fallecimiento de la persona trabajadora, descendiendo esta cifra en un 8,7% respecto a los datos de avance de los cuatro primeros meses de 2020, lo que suponen 20 muertes menos.

De los accidentes laborales que causaron baja, 152.263 tuvieron lugar durante la jornada de trabajo, aumentando en un 15,4%, el resto, 24.361 fueron registrados in itinere, aumentando en un 26,9%.

165.863 accidentes con baja durante la jornada laboral se registraron entre trabajadores asalariados (lo que supone un aumento del 16,5% respecto al dato publicado de los cuatro primeros meses de 2020) y 10.761 entre trabajadores por cuenta propia (aumentando en este caso un 23,9%).

Las estadísticas arrojan que los hombres han sufrido la mayor parte de los accidentes de trabajo con baja durante la jornada laboral con 110.150 accidentes (+14,6%) lo que supone un 72%. Ahora bien, entre las mujeres ha aumentado más este tipo de accidentes (+17,7%).

La incidencia de los accidentes de trabajo en jornada laboral aumenta en un 15%. El aumento de la incidencia es generalizado en todas las secciones de actividad, excepto en el sector de la Hostelería donde se registra un descenso del 10,6%. La construcción, el suministro de agua, saneamiento y gestión de residuos y las industrias extractivas, son las secciones de actividad que presentan unos mayores índices de incidencia respecto de los accidentes de trabajo con baja ocurridos durante la jornada laboral con 473, 451,3, y 447,8 accidentes con baja por cada 100.000 trabajadores con la contingencia de accidentes de trabajo específicamente cubierta, respectivamente.

Infartos y derrames cerebrales, 1ª causa de muerte

211 trabajadores han fallecido durante los cuatro primeros meses de 2021, 20 personas menos que las fallecidas hasta abril de 2020 (-8,7%). Durante la jornada de trabajo han fallecido 176 personas, son 8 menos respecto al dato de abril de 2020 (-4,3%). 35 fallecimientos fueron in itinere, 12 menos que en abril de 2020 (-25,5%), lo que tiene fácil explicación dado que se han reducido los desplazamientos ya que muchas personas siguen en teletrabajo.

97 trabajadores y trabajadoras han muerto en el sector servicios (aumentando en 17 fallecimientos más lo que supone un incremento de 21,3% respecto al dato correspondiente a abril de 2020), 34 en industria (-19%), 30 en construcción (-14,3%) y 15 en el sector agrario (-44,4%).

La incidencia de los accidentes mortales ocurridos durante la jornada de trabajo desciende en un 4,7%. Analizándola por sectores, únicamente aumenta en el sector servicios en un 21,4%, mientras que en el resto de los sectores se reduce.
Analizando las causas de estos fallecimientos durante la jornada de trabajo, se observa que la primera de ellas son los infartos y derrames cerebrales con 67 accidentes, seguida de los accidentes de tráfico con 29 muertes, 5 menos que durante los cuatro primeros meses de abril de 2020.

Durante los cuatro primeros meses del año se han registrado 5.314 accidentes de trabajo debidos a la COVID-19, de los que 5 han sido mortales y 10 graves.

Aumentan los accidentes en actividades sanitarias y de servicios sociales

En general se registran incrementos en el número de accidentes con baja, así como en la incidencia de los accidentes ocurridos durante la jornada laboral, esto era esperable, ya que en abril del año 2020 la actividad empresarial se paralizó en muchas empresas como medida para controlar la pandemia causada por la COVID-19 y otras tantas recurrieron al teletrabajo, por lo que los accidentes laborales descendieron durante 2020.

Aun con este aumento generalizado hay datos que merecen la pena destacar, como es el aumento del 53,9% del índice de incidencia de los accidentes con baja ocurridos durante la jornada laboral en las actividades sanitarias y de servicios sociales, en el que además se han registrado 16.084 accidentes laborales, aumentando en un 60,4%. Este colectivo se está viendo seriamente afectado por los efectos de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, que unido a la precariedad de sus condiciones laborales debido a la elevada temporalidad y rotación de los puestos, el exceso de carga de trabajo y el miedo al contagio, está generando un aumento de los accidentes laborales, una vez más se pone de manifiesto que acabar con la precariedad laboral es esencial para hacer descender los accidentes de trabajo.

Aumentan los accidentes por el regreso a la actividad

Los sectores que tradicionalmente registraban mayores incidencias vuelven a estar a la cabeza tras el parón de actividad de 2020. La construcción, las industrias extractivas y el suministro de agua, saneamiento y gestión de residuos, son sectores de actividad golpeados duramente por la siniestralidad laboral y en los que debe actuarse de manera inmediata para parar el incremento de los accidentes de trabajo.

El sector servicios también merece atención, no es concebible que en cuatro meses hayan muerto casi 100 trabajadores del sector, es evidente que las precarias condiciones del mismo influyen en las cifras de siniestralidad. La alta temporalidad en la contratación hace que muchos trabajadores no reciban la formación en materia preventiva, ni se les ofrezca la vigilancia de la salud por parte de las empresas, ambas obligatorias según la Ley de prevención de riesgos laborales.

Por otro lado, aunque los accidentes in itinere aumentan en un 26,9%. Se han registrado 11.730 accidentes de tráfico in itinere que causaron baja, los cuales se mantienen prácticamente constantes (-0,2%) respecto al dato de abril de 2020, influido por el recurso al teletrabajo de muchas empresas, lo que hace que se reduzcan los desplazamientos. Por lo tanto, el aumento de los accidentes in itinere se ha visto influido por Filomena, ya que han aumentado enormemente los golpes con un objeto inmóvil (+99,3%).

Implicación del Gobierno

Por todo lo anterior, la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores insta al Gobierno a derogar las reformas laborales de forma urgente y a abrir una mesa de diálogo social en materia de siniestralidad laboral para acordar medidas que pongan fin a esta situación. El Gobierno ha de implicarse no puede mirar hacia otro lado.

El sindicato reitera su propuesta de articular un Plan de choque contra la siniestralidad laboral de forma inmediata cuyas líneas maestras sean la reducción de la incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora ya que la primera causa de muerte durante la jornada de trabajo son los infartos y derrames cerebrales, patologías asociadas a este tipo de riesgos laborales.